Todos los cultivos de Terracor están bajo la supervisión constante de un equipo de Ingenieros técnicos agrícolas que monitorizan continuamente la evolución de las plagas y enfermedades en nuestros cultivos. La finalidad de este seguimiento es respetar al máximo la fauna auxiliar que vive en nuestros campos con el objetivo de usarla contra las plagas que provocan disminución de nuestras cosechas.

En todos los campos agro sostenibles de nuestras explotaciones, predomina el control biológico al control químico. Durante los último años estamos implantado el control biotecnológico en nuestras explotaciones con la finalidad de hacer productos más limpios y tener un menor impacto en el Medio Ambiente, mimetizándonos con la naturaleza de nuestro entorno.

Pero no siempre es posible y en el caso de la Tuta (plaga que afecta al tomate) hay que dar un paso mas en la innovación. Por ello esta semana hemos empezado una experimentación junto con la Consellería de Agricultura en una plantación de 5 ha de tomate tradicional de ramallet para el control de Tuta absoluta. La experiencia consiste en la instalación de feromonas sexuales de hembras de Tuta, con la finalidad de saturar la atmósfera a primera y última hora del día y así conseguir desorientar a los machos y hacer que esta plaga no procree. Con ello conseguimos que no cierre el ciclo y pretendemos bajar el nivel poblacional de adultos en los campos de tomate y por consiguiente los daños de esta plaga en nuestros tomates.

Para ello, se han instalado difusores de feromona en todos los campos sobre unas cañas de 50 cm de altura. Esta feromona no interfiere en el crecimiento de la planta ni afecta a la calidad del fruto ya que es un método Biotecnológico específico para el control de la citada plaga.

Paralelamente se han situado a pié de campo puntos de monitoreo mediante placas cromáticas engomadas de color negro para hacer un seguimiento de la plaga y poder valorar cuando hay que intervenir mediante métodos biotecnológicos, químicos específicos y biológicos. Cada semana evaluaremos los niveles poblacionales de la plaga junto con los técnicos de la Consellería y decidiremos que método es el mas recomendado para reducir las poblaciones. Como medida recurrente para el control de Tuta usaremos Bacillus thuringiensis que es un insecticida de origen natural específico de lepidópteros (orugas). El Bacillus  es un insecticida biológico, especialmente indicado para su empleo en programas de lucha integrada y biológica,  constituido por esporas y cristales proteicos de Bacillus thuringiensis (Berliner), var. Kurstaki, que contienen toxinas activas sobre numerosas plagas. El Bacillus es selectivo y actúa sólo por ingestión, sobre las larvas de tuta en los primeros estadios de desarrollo. Es un producto específico para orugas y muy empleado en la Agricultura Ecológica.

Cada día nos esforzamos en realizar una agricultura de vanguardia acorde a la demanda de la sociedad del siglo XXI. Frutos, sanos, frescos y que respeten el medio ambiente. Por ello hemos puesto en marcha el plan Terracrops para hacer un uso sostenible de todos lo recursos para el control de plagas y usar en todos nuestros campos la integración de las tres técnicas. Biológica, Biotecnológica y Producción Integrada. Así conseguimos integrar los agro sistemas en los ecosistemas que nos rodean y mejorar el medio ambiente.

Share This